Recetas de la semana


Ideas para esta semana:


Croquetas de brócoli
Calabacines rellenos
Crema de calabaza y queso
Coliflor con tomate
Fuente de patatas gratinadas
Pasta o arroz con salsa de zanahoria




Las recetas están en pdf pinchando AQUÍ, y también un poco más abajo, desarrolladas, por si no podéis acceder al documento.



CROQUETAS DE BRÓCOLI

Ingredientes
1 taza de desayuno de leche.
2 cucharadas soperas de harina
1 puerro
500 gr. de brócoli
Aceite, sal y pimienta negra o nuez moscada
Huevo y pan rallado.

Elaboración
Lavar el brócoli y cocerlo al vapor, durante 8-10 minutos, o hasta que los tallos estén
blandos al pincharlos con un cuchillo.
Dejar que se enfríe un poquito y picarlo con un cuchillo. Reservar.

Lavar el puerro y quitarle la capa exterior y las raíces. Cortarlo todo lo finito que se
pueda.
En una sartén grande, sofreír el puerro picado con aceite de oliva (tres o cuatro
cucharadas), y cuando empiece a dorarse, echarle la harina y remover hasta que también
ésta se dore. Mientras tanto, calentar un poco la taza de leche para que esté tibia.
Cuando la harina está ya dorada, verter la leche despacio, y sin dejar de remover, para
que la harina no haga grumos.
Cuando esté incorporada toda la leche, bajar el fuego al mínimo y remover hasta
conseguir una textura cremosa y uniforme. En ese momento, incorporar la pimienta o
nuez moscada, mezclar bien e incorporar el brócoli, que también deberá mezclarse.
Pasar la masa a un plato llano, grande, y extenderla todo lo posible, para que se enfríe
más rápido.

Las croquetas se deben liar con la masa fría. Si no se van a hacer en el día, es
conveniente guardar la masa, ya fría, en la nevera, pero tapada, porque si no se secará
demasiado.

Y para liar las croquetas hay que ir cogiendo trozos de la masa con una cuchara y
redondearlos ayudándose con otra cuchara del mismo tamaño. Después hay que pasarlas
por huevo batido, y luego por pan rallado. Una vez que se cubren con pan rallado se les
puede terminar de dar la forma, redondeada o alargada, como se prefiera.

Y cuando ya están hechas, se pueden freír directamente, o congelar.


CALABACINES RELLENOS


Ingredientes para 2 personas_
1 ud. calabacín mediano
2 ud. calabacines pequeños (en dados)
½  taza arroz integral
2 ud. zanahoria grande en dados
1 puñado soja (brotes)
1 ud. puerro picado
1 cuchara sopera salsa de soja
1 pizca cebolla
aceite (para saltear la verdura)
queso mozzarella laminado, o cualquier otro que funda bien. Puede ser también rallado.

Hervir el calabacín mediano en agua con sal hasta que esté tierno. Eso se puede averiguar pinchándolo con un cuchillo o una aguja de calceta. Sacarlo del agua y escurrirlo bien. Cortarlo en rodajas gruesas, como de 4 dedos de alto, y vaciarlo con cuidado con un cuchillo o una cuchara.

Dejar las rodajas colocadas en una fuente para horno. Como almacenarán bastante agua de la cocción, se les puede poner debajo un paño de algodón limpio o papel de cocina, para que se vaya absorbiendo el líquido restante mientras se prepara el relleno.

Poner en una cacerola mediana a saltear con aceite suficiente el puerro, zanahoria y cebolla, y cuando comience a dorarse toda la verdura, agregar el arroz, darle un par de vueltas hasta que brille, y en seguida verter una taza y media de agua hirviendo, los dados de calabacín, los brotes de soja y la salsa de soja.
Dejar cocinar moderadamente hasta que se haga el arroz (que se evapore el agua).

Este relleno se coloca dentro del pozo de los calabacines, y con lo restante se cubre la superficie de los mismos.
Se distribuyen las láminas de queso o el queso rallado sobre las rodajas de calabacín, y se ponen a gratinar en el horno, a máxima temperatura, hasta que el queso se derrita y se dore.


CREMA DE CALABAZA Y QUESO       

Ingredientes
Medio kilo de calabaza.
2 puerros medianos.
Una patata pequeña.
50 gramos de cebolla.
Medio litro de caldo de verduras
3 cucharadas de aceite de oliva virgen.
100 gramos de quesos variados.
Pimienta negra y sal

Elaboración
Limpiamos, pelamos y picamos todos los ingredientes; la calabaza y la patata en dados y la parte blanca de los puerros en aros.
No hace falta que lo cortemos muy fino porque luego los vamos a batir.
En una cazuela ponemos a calentar tres cucharadas de aceite. Cuando esté caliente, a fuego no muy fuerte, incorporamos la cebolla y rehogamos tres minutos para que se rehogue un poco.
A continuación añadimos la patata y dejamos rehogar otro par de minutos. Ponemos también la calabaza, removemos bien y aderezamos con sal y pimienta negra recién molida al gusto.
Cubrimos todo con el caldo de verduras y dejamos que cueza, a fuego lento, durante una media hora más o menos.
Transcurrido este tiempo retiramos del fuego, dejamos templar un poco y lo pasamos por la batidora, batiendo bien para que quede lo más fina posible.
Para eliminar algún filamento que pueda quedar y hacer que resulte más cremosa todavía, podemos pasar a continuación por un colador chino.
Una vez preparada para servir caliente, se sirve en un plato hondo y sobre él se añaden unos dados de quesos diferentes (Roquefort, Idiazabal, Emmental, Gruyere…) y un poco de cebollino picado para dar color.


COLIFLOR CON TOMATE                                                           
Ingredientes para 4 personas
1 coliflor de en torno a 1 kg.

1 cebolla mediana
150 gr de Jamón serrano en lonchas
200 gr de tomate frito
1/2 vaso de vino blanco
150 gr de champiñones
queso rallado
aceite de oliva
sal
Preparación
Cocer la coliflor en ramilletes hasta que esté al dente. Escurrir bien. También se puede hacer al vapor, en cuyo caso no hace falta escurrir.
En una sartén rehogar la cebolla picadita, añadir los champiñones y remover, incorporar el vino blanco hasta que evapore, añadir el jamón y el tomate frito. Rehogar durante 1-2 minutos.
Encender el horno y en una fuente echar la salsa echa anteriormente, colocar la coliflor por encima y echar el queso rallado. Gratinar hasta que esté dorado el queso.


FUENTE DE PATATAS GRATINADAS     

Ingredientes:                  
1 kilo de patatas
2 decilitros de leche
1 decilitro de nata liquida
300 gramos de queso emmental rallado
1 cebolla
mantequilla para untar el molde
sal
pimienta negra.
Aceite de oliva

Elaboración 
Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas de 5 centímetros
Las cocemos en una cazuela cubiertas de agua con una pizca de sal y pimienta negra durante 15 minutos a fuego suave. También se pueden hacer al vapor, y salpimentar después. En este caso, el tiempo varía. Lo mejor es comprobar que están tiernas pinchándolas con la punta de un cuchillo.

Por otra parte, pelamos y cortamos la cebolla en tiras finas, y la sofreímos con el aceite a fuego suave hasta que se ablande.

Untamos una fuente con mantequilla y lo montamos todo como sigue:
1. Una capa de rodajas de patata.
2. Queso rallado, cebolla pochada y pimienta.
3. Otra capa de patatas.
4. el resto de la cebolla, más queso y pimienta.
5. Última capa de patatas.
6. nata líquida, leche y un poco más de queso.

Gratinamos unos 15 minutos a unos 200ºC, hasta que las patatas estén doradas.


PASTA CON SALSA DE ZANAHORIA
Esta salsa es para combinar con cualquier tipo de pasta que tenga huecos por los que se pueda colar, para que se mezcle bien. Por ejemplo, espirales, o caracolas (también se llaman tiburones).

Ingredientes para 4 personas
-         1 kg. de zanahoria.
-         4 dientes de ajo.
-         2 cayenas pequeñas.
-         1 brick de nata o 200 cl. de leche o queso cremoso.
-         1 sobre de queso parmesano en polvo.
-         Pimienta negra.
-         Aceite y sal.
-         400 gr. de espirales de pasta

Elaboración
Picar el ajo. Pelar la zanahoria y cortarla en trozos pequeños.
Rehogar el ajo con el aceite y las cayenas enteras (no deben romperse), y cuando esté dorado, añadir la zanahoria y dorarla también.
Cuando la zanahoria esté dorada cubrir de agua (si es agua en la que se ha cocido la pasta, mejor que mejor) y echar sal al gusto.
Dejar cocer a fuego medio, con la cazuela tapada, hasta que la zanahoria esté blanda y se pueda aplastar con un tenedor.
Añadir entonces la nata (o leche o queso) y dejar cocer a fuego lento, con la cazuela destapada, hasta que reduzca la salsa y quede espesa.
Retirar las cayenas sin que se rompan y machacar la zanahoria (también se puede batir con la batidora, pero queda mejor con trocitos). Añadir la pimienta negra y darle un último hervor.
Mezclar con la pasta, añadir el sobre de queso y remover bien.

Esta salsa, dejándola más líquida, puede servir para cocinar arroz. Simplemente rehogar dos dientes de ajo con piel y pasar el arroz por el aceite, rebajar la salsa con agua y usarla para cocer el arroz, como en una paella.

No hay comentarios: